Ir al contenido

Comparativa con operación

¿Qué opciones poseo para ver sin gafas?

Hay varios métodos para alcanzar una buena visión, tanto si sufres de miopía, como astigmatismo o hipermetropía, pero la ortoqueratología / Orto-K es el único procedimiento de rectificación de la visión con el que no es obligatorio utilizar gafas o lentillas, o emplear la cirugía para disfrutar de una visión perfecta.

Orto-K supone recurrir a unas lentes que se usan durante las horas de sueño y que posibilitan el ver sin gafas o lentillas durante el transcurso del día.

 

 

Paciente adulto

¿Qué método sirve para mi vista?

¿Qué ventajas y desventajas me ofrece cada método?

 

Paciente infantil y juvenil

¿Qué método sirve para la vista de mis hijos?

¿Qué ventajas y desventajas me ofrece cada método?

 

Orto-K o Cirugía Refractiva ¿Qué es mejor?

La cirugía refractiva es muy práctica puesto que, en un principio, resuelve completamente los problemas de visión. Sin embargo, es preciso comprender y entender las desventajas de los métodos quirúrgicos:

  • Existe la posibilidad de que aparezcan complicaciones durante la operación y en el post operatorio; por ejemplo, la corrección parcial o excesiva del defecto refractivo o un descentramiento de la zona óptica, que se traducen en un astigmatismo anómalo. El fruto de la cirugía puede no ser reversibles tras una nueva operación.
  • Cabe la posibilidad de que haya casos de reducción de la calidad de la visión en contextos de poca luz como daño colateral de una cirugía.
  • La fase de recuperación tras la cirugía puede ser larga y difícil para el paciente.
  • Después de una operación Lasik mengua la sensibilidad de la córnea, lo que puede provocar el padecimiento de ojo seco en distintos grados de intensidad.
  • Algunas dificultades en el post-operatorio pueden surgir mucho después de la operación, como, por ejemplo, el regreso parcial de la miopía y que puede no ser operable de nuevo.
  • Someterse a una cirugía Lasik puede entorpecer en un futuro si es necesaria una operación de cataratas.

En líneas generales, la gran mejoría de Orto-K frente a la cirugía es, esencialmente, su versatilidad. Orto-K no cambia permanentemente la morfología de la córnea, puesto que es reversible ofreciendo la posibilidad de volver al estado inicial en el que se encontraba cuando deja de utilizarse. De este modo, se posibilita el acudir a distintos métodos de corrección, incluida la cirugía, si el paciente lo desea. A su vez, Orto-K destaca como la mejor opción para niños y adolescentes (con miopía en aumento) o adultos cuya miopía no permanece inalterable, ya que es el único método que ralentiza el aumento de la miopía.