Ir al contenido

Libros digitales, ¿cómo afectan a nuestra vista?

En apenas unos años, nuestras costumbres han cambiado de manera muy notoria. La revolución digital ha hecho que pasemos cada vez más horas con nuestros portátiles, consolas de videojuegos, tablets o e-books que hacen las delicias de los amantes de la lectura. Aunque aún no es una costumbre demasiado extendida, lo cierto es que los ebooks parecen haber llegado para quedarse y son cada vez más las personas que se apuntan a leer sus libros en un formato digital. Los nuevos terminales de lectura digital prometen ser “de fácil lectura para nuestros ojos” o con “igual apariencia y capacidad de lectura” que un libro convencional. Así, desde Controla tu Miopía te ofrecemos una serie de consejos para una práctica saludable de los nuevos terminales.

 

  • Si estás cansado, déjalo para otro momento. Para conservar la salud visual es bueno que los ojos tengan un trabajo adecuado, no demasiado intenso. Así, se puede leer libros en cualquier formato, siempre que no se tenga ninguna anomalía que lo dificulte o impida.

 

  • Ojo con los reflejos. El uso de estos sistemas se suma al consumo diario que hacemos del resto de terminales, aumentando los riesgos sobre nuestra vista. La iluminación tiene que ser uniforme y la luz de trabajo debe ser colocada de manera que evitemos generar sombras.

 

  • Utilízalos a una distancia adecuada. Se establece que la distancia correcta es de 35 a 40 centímetros. Además, en la mayoría de terminales es posible fijar un tipo de letra adecuado a cada usuario de manera que se evite una aproximación excesiva por dificultad en la lectura.

 

  • La importancia de parpadear. Evita la sequedad ocular mediante sencillos parpadeos. Sin darnos cuenta, podemos estar forzando nuestra vista en especial cuando contamos con entornos de lectura “enriquecidos” (incluye vídeo, fotos, interacción, etc) que captan de forma muy intensa nuestra atención.

 

  • Haz pausas. Es aconsejable realizar descansos de cinco minutos por cada hora de lectura.

 

  • Organiza tu tiempo. Lo ideal es combinar este tipo de soportes con un tiempo adecuado de exposición; no es lo mismo su uso después de una maratoniana jornada de ordenador, que cuando venimos de pasar una jornada de relax en el campo.

 

  • Y revisa tu vista. Pasar una revisión anual por un profesional del cuidado de la visión demostrará si la persona está preparada para realizar con efectividad las demandas que exige la lectura en soporte digital, además de detectar posibles problemas en cualquier otro ámbito.